Hola, soy Ester, la profe de teórica  de autoescuela Miguel de Parquesol,  hoy voy a contaros que…

Estamos ante  una nueva dimensión, estos días por la crisis del coronavirus estamos viendo como gracias a esta tecnología  de impresión 3D  se están  fabricando mascarillas para los respiradores, máscaras, gafas de protección o pantallas, entre otros implementos protectores, muchos los fabrican desde su casa y son un potente soporte en la lucha contra el virus.

En la fabricación  industrial,  este proceso es conocido como Fabricación  Aditiva, donde un objeto tridimensional es creado mediante la superposición de capas sucesivas de material. Esta tecnología  se usa en campos distintos de la industria, uno de ellos es la automoción. En Valladolid hay muchas empresas que tienen relación  con esta tecnología.

Una impresora 3D es una máquina  capaz de realizar réplicas  de diseños en 3D, creando piezas volumetricas a partir  de un diseño hecho por ordenador. El proceso consiste en acumular material  en una plataforma  por diferentes métodos  de fabricación,  como inyección  de aporte, inyección  de aglutinante, extrusión  de material, cama de polvo, laminación  de metal, depósito  metálico,  etc.

 

Existen diferentes  modelos comerciales de impresoras:

  • De estéreo -litografía,  una resina fotosensible es curada con haces de luz ultravioleta,  produciendo su solidificación.
  • De sinterización  láser,  un suministrador va depositando finas capas de polvo  de diferentes metales (acero, aluminio, titanio…)
  • De compactación,  con una masa de polvo que se compacta por estratos.

Las de compactación  del polvo  pueden ser:

  • Impresoras 3D de tinta: utilizan una tinta aglomerante para compactar el polvo. El uso de la tinta permite la impresión  en diferentes colores.
  • Impresoras 3D láser : un láser  que trasfiere  energía  al polvo  haciendo que se policrome. Después  se sumerge en un líquido  que hace que las zonas pormenorizadas se solidifiquen. Una vez impresas todas las capas solo hay que sacar la pieza. Con ayuda de un aspirador se retira el polvo sobrante, que se reutilizara  en futuras impresiones.

Materiales de impresión : Poliestireno  de alto impacto, tereflalato de politileno nylon,  ninjaflex, etc. Los materiales más  populares son a escala doméstica el Acrilonitrilo  Butadieno  Estireno o ABS y el Ácido  Polilactico o PLA.

El ABS es un termoplastico no biodegradable, rígido,  suave, resistente y duro, por ejemplo las piezas de LEGO están  hechas con este material,  es muy interesante  trabajar con él,  pero su alta temperatura no es recomendable para principiantes.

El PLA es mejor para empezar y para hacer piezas sencillas, es biodegradable y más  brillante.

A escala doméstica  existe el FFF o Fabricación  con Filamento Fundido, es equivalente  al FDM  o Modelado por Deposición  Fundida. Este sistema de impresión funde el filamento y este se va depositando sobre la base, generando capas de material  que se unen gracias a las altas temperaturas  a las que se encuentran.

En el mercado doméstico  hay dos tipos de impresoras 3D: las que compramos ya listas para usar y las que vienen en un kit que tendremos que montar  nosotros DIY. Si la montas tú  mismo tienes la ventaja de que sabes cómo  funciona, así  puedes retirar las piezas que fallen y sustituirlas, es fácil  encontrar piezas compatibles y montarlas.

Características que debemos conocer para elegir una buena impresora:

  • La velocidad de impresión,  generalmente son lentas
  • La parte que escupe el filamento está  compuesta por un HOT-END, una Boquilla y un Extrusor.  El HOT-END es el que calienta y funde el material. Por la Boquilla sale el material fundido: una grande ofrece más velocidad de impresión, pero es menos precisa. El  Extrusor es la pieza que presiona el material fundido en el otro extremo,  los hay directos, que ofrecen mayor control y facilidad,  y más  rápidos  como el Bowden.
  • Hay modelos que disponen de CAMA CALIENTE, que mantiene el soporte a una temperatura  elevada para que la pieza no pierda temperatura.
  • La conexión  de la impresora a nuestros  dispositivos,  hay modelos con ranura SD o puertos USB , conexión  Wi-Fi sin necesidad de cables.

Que la impresora sea compatible con el formato de archivo generado por el software  empleado para el diseño.

Los precios han bajado mucho, las tienes económicas  para empezar  por 200€ y a partir de ahí  hasta los 1.500€.

A nivel industrial su uso no tiene límites,  se está  fabricando un coche llamado LSEV,  realizado con una impresora 3D, se fabrica  en China,  alcanza los 70 km/h, autonomía  de 150 km, con tecnología  eléctricaLo mejor es que se tardará  en crearse aproximadamente 3 horas, mientras que un convencional tarda unas 27 horas, sólo  utilizará  57 piezas, frente a las 2.000 de uno normal. Su precio estará  sobre los 8.600€.

 

Pronto los veremos circulando por Valladolid, y algún  alumno  nuestro conduciendo uno de ellos. Ánimo  a todos los futuros conductores, el futuro es vuestro.